Tener un huerto educativo en el cole nos permite acercarnos a los procesos de la naturaleza, a desarrollar una mirada al mundo más creativa, más realista... Para nosotros es un espacio de aprendizaje donde los niños experimentan, manipulan y viven las cosas en primera persona. Junto con la valiosa ayuda del P. Lázaro, nuestros alumnos cuidan la naturaleza y los alimentos que ésta nos puede proporcionar... ¡y hasta los prueban en casa!

Por todo este trabajo diario, estamos muy contentos de haber recibido un gran homenaje que llega a todas las personas que hacen que nuestro huerto cada día esté más cuidado y que nos proporcione tantos buenos frutos.

Y es que el pasado 17 de noviembre se realizó la entrega de premios del IV Concurso Nacional de Huertos Educativos Ecológicos y... ¡nuestro huerto consiguió ser uno de los 7 finalistas de la categoría INFANTIL! Agradecemos, de corazón, a la Fundación Triodos y Vida Sana que hayan apreciado nuestra labor en este rincón tan especial de nuestro cole.

¡FELICIDADES a todos los que lo hacéis posible cada día!